martes, 9 de agosto de 2011

RHF-6


Acaba de aparecer el número 6 de la Revista de Historia del Fascismo que contiene artículos muy variados sobre este movimiento histórico del siglo XX. En esta sexta entrega insistimos particularmente en algunos temas propios de la "cuestión judía" y en cuestiones sobre el pre-fascismo, el fascismo y el neofascismo que interesarán a nuestros lectores. 

Sumario del número RHF-VI

Un siglo de los Protocolos de los Sabios de Sión (I de II)
Un clásico del antisemitismo

En 1905, apareció un libro firmado por Serge Nilus en el que se aludía a unos “Protocolos de los Sabios de Sión” cuyo texto completo se incluía en el Apéndice XII. Luego, a partir de 1911, el propio Nilus editaría estos “Protocolos” como obra autónoma. Desde entonces este documento no ha dejado de llamar la atención. Los antisemitas lo consideran como un texto de referencia que muestra el camino que sigue Israel para dominar a todas las naciones y sus detractores lo tienen como símbolo de la estupidez humana. También los hay que tienen sus dudas: “Los Protocolos serán quizás falsos… pero se cumplen a las mil maravillas”. ¿Qué hay de verdad en todo esto? ¿Cómo pueden ser considerados desde un punto de vista objetivo los “Protocolos”? A esto vamos a responder manejando documentos en buena parte hasta ahora no publicados en España.

Israel: capital Tananarive. El Plan Rademark y sus antecedentes

El estallido de la guerra en Europa el 1º de septiembre de 1939 hizo imposible proseguir con el plan de repatriación de los judíos alemanes a Palestina. Sin embargo, la victoria sobre Francia y la creación del gobierno de Vichy, abrió la posibilidad de aplicar un Plan B: la evacuación de los judíos europeos a Madagascar. Se trataba de un viejo proyecto que había nacido antes de la formación del III Reich y que se había intentado poner en práctica previamente en otros países europeos. Varios antes que Hitler pretendieron hacer de Tananarive la capital de Israel. Y los propios judíos estuvieron de acuerdo...

París 68. Neofascistas en la revolución de mayo

En mayo de 2011 se cumplieron 43 años de la “revolución de mayo”. A pesar de que el indudable protagonismo de sus sucesos corrió a cargo de la extrema–izquierda, en aquellas tensas jornadas los grupos neofascistas franceses tuvieron una parte importante en el desencadenamiento de los sucesos. En el siguiente artículo vamos a repasar cual fue el papel de estos grupos en los acontecimientos traumáticos del “mayo francés”.

El golpe de Kapp (o cómo no dar un golpe de Estado)

Raramente una empresa tan seria ha sido abordada con tanta ligereza. En un ensayo famoso cuyo valor histórico es muy interior a su calidad literaria, Curzio Malaparte ha escrito: “El golpe de Estado de Kapp es una lección para todos los que conciben la táctica revolucionaria como un problema de orden político y no de orden técnico”. Es una afirmación que hace mucho honor a los conjurados, que no concibieron la táctica ni como un problema técnico ni como un problema político. De hecho no existía. Los acontecimientos fueron los que se impusieron. Y jamás los golpistas se mostraron capaces de dominarlos.

Edgar Neville, y el cine español de postguerra

Edgar Neville, escritor, y sobre todo cineasta, fue uno de los grandes del cine español. Su lugar en la RHF se justifica por su falangismo, su apoyo activo a la causa franquista durante la guerra y civil y por el contenido de sus cintas que unían una crítica a la modernidad con un sentimiento antiburgués propio de la intelectualidad fascista. Por todo eso Edgar Neville aparece en estas páginas por derecho propio. Nuestra excursión sobre Neville parte de su gran película La Torre de los Siete Jorobados.

¿Tendencias pacifistas en los intelectuales fascistas?

Se tiene al fascismo por una ideología agresiva y belicista. Sin embargo en sus intelectuales, por increíble que parezca, aparecieron tendencias pacifistas. Ellos, que habían conocido las consecuencias de la Primera Guerra Mundial y que estuvieron presentes en los campos de batalla, mejor que nadie, estaban legitimados para oponerse a la guerra. En Francia, además, los intelectuales fascistas, sabían que un nuevo conflicto les enfrentaría de nuevo a Alemania, país que para muchos de ellos era el modelo a seguir. El pacifismo de estos escritores está fuera de duda. Tarmo Kunnas nos lo explica en su obra La tentación fascista (hemos utilizado para la traducción, la primera edición Italia (Edizioni Akropolis, Milán 1981) y la edición francesa (Editions Les Sept Couleurs, Paris 1972).

Adrien Arcand y el fascismo canadiense

A pesar de la lejanía, el fascismo llegó a Canadá y tuvo su encarnación en Adrien Arcand, sin duda, su líder más representativo. La publicación reciente en su país de origen de una biografía sobre el líder fascista canadiense ha puesto de nuevo de relieve su personalidad. Tenía todos los rasgos propios del fascismo a los que añadía una componente católica que llamaba inmediatamente la atención. Sus “camisas azules” no constituyeron un movimiento de masas, pero sí fueron un elemento de dinamización de la política canadiense en los años 30. Estas son algunas notas sobre el fascismo canadiense y su líder.

Características: 
Formato libro 150 x 210 mm
Páginas 216
Tapas en cuatricomía con solapas 
Pedidos: eminves@gmail.com 
Precio venta al público: 18,00 euros + 3,00 euros de gastos de envío (precios para España, resto mundo, consultar) 
Forma e pago: ingreso en cuenta corriente BBVA (al hacer el pedido indicamos el número) o pago a través de Paypal (ver columna de la derecha)  
Suscripción: 
6 números: 100 euros
12 números: 200 euros

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada